Torrente

De la población rural total de la región, el 75% vive por debajo de la línea de pobreza absoluta. La zona donde se está desarrollando el proyecto es una de las más propensas a sufrir los efectos de la sequía y en consecuencia, cada año alrededor de 1,2 millones de personas dependen de la ayuda alimentaria, ya sea en forma de alimentos por trabajo o por distribución gratuita. La fuente limitada de ingresos, la presión demográfica, las condiciones climáticas y la severa erosión del suelo han dado lugar a problemas crónicos de inseguridad alimentaria que dificultan el desarrollo económico de cientos de familias encabezadas en su gran mayoría por mujeres en zonas rurales. Con una media de 5 hijos (6 hijos), la mayoría en edad de escolarización, deben enfrentarse a los problemas económicos sacando a sus hijos/as de la escuela para que ayuden a la familia pastoreando al ganado. Abordar todas estas cuestiones es muy importante para mejorar las condiciones de vida de esta población. Así, el objetivo del proyecto es garantizar la seguridad alimentaria a través de la implementación de actividades en el curso del río para conservar el suelo y agua mediante muros de mampostería para detener los sedimentos, ejecución de gaviones y plantación de especies vegetales autóctonas. Se trata, pues, de un proyecto de desarrollo rural humano e integral que potencia las posibilidades económicas de la zona y promueve el desarrollo agrícola.

Torrente