Fechas:
A partir de enero 2020

Inversión:
161.860,63 €

Próximo

Datos de partida

Dentro de las líneas prioritarias de actuación de la Fundación, este proyecto se centra en afrontar un problema de desigualdad en el ámbito escolar y comunitario, pues mujeres y niñas de las comunidades de Messanu y Tsabat de la región del Tigray, tienen menos oportunidades de educación y participación por la menstruación. En la región se contabiliza que el 51% de las niñas no acuden a la escuela durante la menstruación. Los motivos son, falta de medios (agua, algodón, telas…) tabú cultural y religioso. Durante la menstruación las mujeres están consideradas impuras.

 

El proyecto

El objetivo es el de reforzar la sensibilización y el conocimiento de las comunidades sobre el MHM para reducir el absentismo de las niñas en las escuelas e incrementar la participación de las mujeres en la comunidad.

El presente proyecto es una ampliación del programa MHM (Promoción a la Higiene Menstrual), un programa que tenía como objetivo fortalecer los clubes de chicas creados en 10 escuelas de la región de Tigray, dotándoles de formación y materiales para la higiene menstrual. Motivados por los satisfactorios resultados del proyecto MHM, se plantea dar un paso más en la sensibilización en menstruación e higiene menstrual e involucrar a toda la comunidad. Si bien el proyecto se centra en las niñas de las escuelas de Messanu y de Tsabat, se busca incluir a madres, padres y a grupos de líderes y lideresas comunitarios y religiosos en la realización de las actividades, para que vayan habiendo poco a poco cambios estructurales en este ámbito.

El nivel de infraestructuras sanitarias en ambas escuelas es muy deficitario, así como la poca existencia de las salas MHM hacen que sea necesario acometer las obras. Las salas MHM son espacios donde se reúne el club de chicas, alumnas del centro que están en edad de menstruar, donde se pueden informar y compartir experiencias sobre la menstruación y su higiene, asear y descansar durante el período.

El enfoque del proyecto es multisectorial y se basa principalmente en el empoderamiento de las niñas para un correcto manejo de la menstruación que evite la pérdida de horas lectivas y minimice el riesgo de infecciones por el uso de materiales insalubres tales como trapos viejos o telas de paraguas usados que utilizan para impermeabilizar las compresas. A nivel comunitario se pretende eliminar tabús y acercar un mayor conocimiento sobre menstruación para minimizar el riesgo y las limitaciones que sufren las niñas y las mujeres por el hecho de serlo. Si bien este proyecto se centra únicamente en dos escuelas, se espera que las actividades desarrolladas en Messanu y Tsabat sirvan de ejemplo a seguir para otras escuelas y comunidades de la región ya que el presente programa se caracteriza por una metodología que fomenta que sean los propios beneficiarios y beneficiarias los agentes del cambio.

La población beneficiaria es de 3.904 personas, con las que se realizarán formaciones y talleres sobre la higiene y la menstruación, para derribar los tabúes asociados. También se dotará de infraestructuras para la higiene y el saneamiento en las dos escuelas participantes.